Envenenamiento y alergias en el hogar ¿cómo evitarlos?

Envenenamiento y alergias en el hogar ¿cómo evitarlos?

Si alguien en casa se intoxica, presenta una alergia o irritaciones ¿Cómo lo puedo resolver?

Las causa principales de estos accidentes suelen ser:

  • Medicamentos.
  • Productos de limpieza.
  • Insecticidas y productos de jardinería.
  • Pinturas, disolventes y adhesivos.
  • Combustibles (y productos derivados de la combustión).
  • Productos de perfumería y cosmética.
  • Bebidas alcohólicas.

Los accidentes causados por estos productos son, en general, consecuencia de su ingestión y, más raramente, de su inhalación o contacto con la piel.

 

Para su prevención toma en cuenta:

  • Guardar dichos productos en lugar seguro, fuera del alcance de los niños.
  • Etiquetar debidamente los recipientes o mantenerlos en sus envases originales.
    Evite usar envases de productos alimenticios, de agua o refrescos, para rellenarlos con contenidos tóxicos. Si llegan a usarse, trate de quitar la etiqueta original y no olvide colocar otra etiqueta que lo identifique correctamente.
  • Siga las instrucciones de uso del fabricante del producto.
  • No almacenar conjuntamente distintos tipos de productos (alimenticios, tóxicos, etc.)

 

Algunas normas específicas de prevención:

  • Medicamentos: No almacenarlos en las mesillas de noche. Guardarlos bajo llave.
  • Productos de limpieza: No mezclarlos indiscriminadamente, especialmente en el caso de la lejía, sosa (se produce un fuerte desprendimiento de cloro, que es un gas tóxico). Igual ocurre con la mezcla de lejía y amoniaco.
  • Insecticidas y productos de jardinería: No pulverizarlos sobre alimentos, personas o animales domésticos.
  • No permanecer en habitaciones tratadas con insecticidas hasta transcurrido un tiempo prudencial.
  • Pinturas, disolventes y adhesivos: Aplicar con buena ventilación; no lavarse con disolventes.
  • No permanecer en las habitaciones recién pintadas o barnizadas hasta que desaparezca el olor del disolvente.
  • Combustibles y productos de combustión: No situar calentadores a gas en cuartos de baño ni colocarlos mal ventilados.
  • Las estufas y braseros no deben emplearse en locales sin ninguna ventilación.
  • No mantener el coche en marcha en el interior de garajes pequeños y mal ventilados.
  • Controlar la buena combustión de los braseros de carbón.
  • No emplear estufas o braseros en los dormitorios.
  • Cerrar la llave del paso al finalizar la utilización del gas y siempre por la noche.
  • Evitar las corrientes de aire sobre la llama que puedan apagarla.
  • Vigilar los recipientes con líquidos sobre el fuego que, al hervir, rebosen y apaguen la llama.
  • Si percibe olor a gas no accione interruptores eléctricos ni encienda cerillas o mecheros: la chispa puede provocar una explosión.

Feb 22, 2017 | Accidentes, Artículos