Select Page

Asfixia y obstrucción de las vías respiratorias

Asfixia y obstrucción de las vías respiratorias

La asfixia se presenta como un fallo de la respiración pulmonar, donde hay una falta de oxígeno en el aire o por la imposibilidad de que éste llegue a los pulmones.

El oxígeno del aire no puede llegar a los pulmones cuando las vías respiratorias queden obstruidas.

La obstrucción de las vías respiratorias puede ser externa o interna.

  • Obstrucción externa: Se denomina sofocación y consiste en el taponamiento de la nariz y la boca, o en la imposibilidad de mover la caja torácica. Si la sofocación se produce por una compresión externa a través del cuello, se trata del estrangulamiento y la ahorcadura.
  • Obstrucción interna: Puede ser por objetos sólidos o por líquidos.
  • Sólidos: Proceden del exterior de forma accidental. O bien alimentos que se atragantan.
  • Líquidos: Por vómitos; o bien, si el líquido procede del exterior, por inmersión de la cabeza en el agua: asfixia por ahogamiento.

 

Causas principales que producen la asfixia:

  • Falta de oxígeno en los baños debido a la presencia de quemadores de gas en estufas y calentadores.
  • Introducción por boca y nariz de objetos de diámetro superior al de las vías respiratorias (botones, canicas, alfileres, imperdibles, ojos de peluches, ruedas de coches pequeñas, etc.).
  • Taponamiento externo de las vías respiratorias por el vestido o la ropa de cuna.
  • Sofocación por otro cuerpo humano (adulto) durante el sueño.
  • Llevar en el cuello lazos o cadenas que sujetan chupete y medallas.
  • Ropas inadecuadas: bufandas demasiado largas.
  • Utilización de bolsas de plástico como capuchas o caretas de juego.
  • Bañeras, cubos y otros recipientes llenos de agua.

 

¿Cómo prevenir la asfixia?

  • No instalar calentadores ni estufas de gas en el interior de los baños ni en las habitaciones pequeñas mal ventiladas.
  • Evitar que los niños de corta edad jueguen y manipulen objetos pequeños, o aquellos que puedan desmontarse en piezas pequeñas o no sean los recomendados para su edad.
  • Utilizar ropa de cama que imposibilite el estrangulamiento (sábanas demasiado largas, camisones, prendas con cuellos estrechos, redes).
  • No utilizar cunas con barrotes demasiado distanciados.
  • Impedir que los niños vistan con bufandas demasiado largas.
  • No dejar recipientes con agua cerca de los niños, sobre todo antes del año y medio.
  • Enseñanza precoz a la natación.
  • Protección por cierre vallado, separación, acceso difícil, uso de redes en piscinas, estanques, pozos, cisternas, lavaderos y cursos de agua.
  • Provocar el eructo de los lactantes después de las comidas y antes de recostarlos para dormir.
  • Colocar a las personas que hayan perdido el conocimiento de costado (posición lateral de seguridad) para facilitar la salida al exterior de posibles vómitos.
  • Evitar que los niños jueguen con bolsas de plástico.
  • No dormir en la misma cama adultos y lactantes.
  • Vigilar a los niños que circulen cerca de los lugares con agua.
  • No dejar a los niños pequeños solos en la bañera.

Ene 1, 2017 | Accidentes, Artículos

Capital Humano

Para activar tus datos y tu perfil en BOLSA DE TRABAJO online Da click aquí.

Nota informativa: Si eres seleccionada(o) para ingresar a laborar a los servicios de salud del Estado de Puebla, no es requisito indispensable presentar certificado médico de no embarazo y virus de inmunodeficiencia humana (VIH).