Día Mundial del Cáncer de Ovario

Día Mundial del Cáncer de Ovario

Existen dos tipos principales de Cáncer de Ovario: el Epitelial (CEO) que ocurre en el 95 % de los casos y se presenta a partir de los 45 años de edad; y el Germinal (CGO) que ocurre en el 5% de los y afecta principalmente a adolescentes y mujeres jóvenes y es altamente curable.

El cáncer epitelial de ovario (CEO) representa un importante problema de salud pública a nivel mundial y en México. Su creciente incidencia, su diagnostico generalmente tardío y elevada tasa de mortalidad han generado en los últimos años un gran interés en la detección oportuna.

En México, para el año 2015 ocurrieron 291.637 defunciones en mujeres, de las cuales el 13.9% fueron a causa de tumores malignos. Dentro de las neoplasias con el mayor número de defunciones se encuentran el cáncer de mama, cuello uterino y ovario, que en su conjunto ocasionaron 31.3% de todas las defunciones por cáncer en mujeres para este mismo año.

La incidencia y mortalidad por estas neoplasias, se asocian de manera importante a la transición demográfica, ya que existe una relación directa entre el envejecimiento poblacional y la incidencia de neoplasias malignas. Sin embargo, los estilos de vida y capacidad de respuesta de los sistemas de salud marcan los distintos panoramas regionales.

“1 de cada 16 muertes por cáncer en mujeres mexicanas es debida a cáncer de ovario”

¿Qué es el Cáncer de Ovario?

Los ovarios son las gónadas femeninas que alcanzada la pubertad y hasta la llegada de la menopausia, producirán los óvulos para asegurar la reproducción.

El cáncer de ovario es un tumor maligno que se caracteriza por le pérdida de control del crecimiento, desarrollo y multiplicación de las células ováricas con capacidad de producir metástasis inicialmente en el peritoneo y ganglio loco-regionales y posteriormente a distancia, a casi cualquier sitio del organismo.

No se conocen las causas del cáncer de ovario, sin embargo, el riesgo parece estar relacionado con el número de hijos y antecedentes personales o familiares de cáncer de ovario, mama y colon; así mismo se le relaciona con la presentación de la menopausia.

Al igual que otros tipos de cáncer, los factores de riesgo para cáncer ovario pueden agruparse en cuatro grupos: 1) Biológicos, 2) De historia reproductiva, y 3) De estilos de vida

 

Factores Biológicos:

  • Sexo Femenino
  • Envejecimiento, a mayor edad mayor riesgo
  • Historia personal o familiar de cáncer de ovario, mama y colon en madre
  • Vida menstrual de más de 40 años (menarca temprana antes de los 12 años, asociada a menopausia tardía, después de los 52)
  • Ser portador conocido de los genes BRCA1 o BRCA2

 

Factores de Historia Reproductiva:

  • Nuliparidad (No haber tenido hijos)
  • Haber recibido tratamiento para esterilidad sin lograr un embarazo a término (Citrato de clomifeno)
  • Usar o haber usado terapia de remplazo hormonal en la peri o postmenopausia por mas de cinco años

 

Factores de riesgo relacionados a estilo de vida, estos son modificables:

  • Alimentación rica en carbohidratos y baja en fibra
  • Dieta rica en grasas tanto animales como ácidos grasos trans
  • Obesidad, principalmente postmenopausia
  • Sedentarismo
  • Consumo de alcohol mayor a 15 g/día
  • Tabaquismo

Prevención

Los niveles de prevención que podemos aplicar para cáncer de ovario son:

Prevención primaria
A) Promover estilos de vida saludables

  • La disuasión del consumo de tabaco
  • El control del consumo excesivo de alcohol
  • La actividad física de 30 a 60 minutos de todos los días de la semana
  • La adopción de una dieta rica en frutas y verduras y baja en grasas animales, en la que el consumo total de energía solo el 20% corresponda a grasas y menos del 10 % sea de origen animal.
  • El consumo de ácido fólico

B) Difusión de factores de riesgo

Prevención secundaria

  • Promover el diagnostico temprano de ovario en mujeres con sintomatología

Detección

No existe una prueba específica para la detección precoz del cáncer de ovario, por lo que todas las mujeres deberán tratar de identificar oportunamente si presentan la sintomatología asociada al mismo.

Diagnostico temprano

La promoción para el diagnostico temprano del cáncer de ovario es compleja, deberá incluir la identificación de sintomatología asociada, identificación de factores de riesgo, el examen clínico, el ultrasonido endovaginal o admino-pélvico y el examen sanguíneo del antígeno CA-125.

Los síntomas más frecuentes de cáncer de ovario son:

  • Dolor abdominal o pélvico (abdomen inferior)
  • Aumento del tamaño del abdomen o distensión abdominal persistente
  • Necesidad de orinar con frecuencia o urgencia
  • Sensación de plenitud o llenura después de beber o comer una pequeña cantidad de líquido o alimento
  • Cambios en los hábitos intestinales
  • Sangrado vaginal en la postmenopausia o entre los períodos
  • Aumento o perdida de peso
  • Lumbalgia (dolor bajo de espalda)
  • Indigestión o nauseas
  • Cansancio excesivo
  • Dolor durante las relaciones sexuales o sangrado posterior al coito

Tratamiento

Las decisiones terapéuticas del cáncer de ovario se deben formular de acuerdo con la etapa clínica, reporte histopatológico, condiciones generales de salud de la paciente, estado hormonal, respetando sus derechos sexuales y reproductivos, así como su libre decisión respecto a recibirlas o no, habiéndole informado de manera clara y adecuada, considerando su estado emocional y condiciones socioculturales.

Los métodos terapéuticos que en la actualidad se emplean son:

  • Cirugía
  • Radioterapia
  • Quimioterapia
  • Biológicos

De ellos la cirugía y la radioterapia tienen una acción local o locorregional; en la quimioterapia y los tratamientos biológicos, la acción es sistemática.

Si quieres informarte sobre

  • Panorama mundial
  • América Latina y México
  • ¿Qué es el Cáncer de Ovario?
  • Prevención
  • Detección
  • Tratamiento

consulta el siguiente documento.

Protección de Datos Personales

Capital Humano

Para activar tus datos y tu perfil en BOLSA DE TRABAJO online Da click aquí.

Nota informativa: Si eres seleccionada(o) para ingresar a laborar a los servicios de salud del Estado de Puebla, no es requisito indispensable presentar certificado médico de no embarazo y virus de inmunodeficiencia humana (VIH).