En Cuaresma y durante todo el año… el mejor pescado es el que NO hace daño

En Cuaresma y durante todo el año… el mejor pescado es el que NO hace daño

La contaminación de los pescados y mariscos se da mediante microorganismos que se presentan ante falta de higiene.

¿Por qué pueden ser peligrosos?

Los pescados y mariscos pueden representar riesgos a la salud cuando se contaminan con virus, bacterias y parásitos, los cuales pueden ocasionar severas infecciones e intoxicaciones.

La contaminación de los pescados y mariscos se da mediante microorganismos que se presentan ante falta de higiene.

¿Cómo protegerse?

Afortunadamente los microorganismos de los alimentos pueden ser eliminados con las siguientes acciones:

  1. Evitar el consumo de productos crudos, como ceviche o cócteles.
  2. Lavar muy bien los productos pesqueros antes de prepararlos.
  3. Freír o cocer los pescados y mariscos porque así destruirás las bacterias y parásitos dañinos para tu salud.
  4. La carne no se cuece con jugo de limón, las bacterias no mueren.
  5. Evitar el consumo de carne cruda con limón.

Al momento de comprar, el personal que te despacha debe presentar apariencia limpia y mantener los productos en refrigeración o congelados.  De preferencia realiza tus compras en lugares cerrados, pero si vas a los tianguis revisa que el pescado se mantenga en camas de hielo.  El hielo debe ser elaborado con agua potable, estar limpio, sin rastros de sangre, vísceras, tierra o cualquier materia extraña que pueda contaminarlo.

Cuando compres moluscos, escoge sólo aquellos que tengan la concha firmemente cerrada.

En el caso de los pescados revisa que:

  • Tengan piel firme
  • Escamas bien adheribles
  • Agallas rojo intenso.
  • Olor a mar, fresco, alga.
  • Estén en cama de hielo o refrigeración, menor o igual a 4 grados Centígrados.
  • Para ostiones, almejas o mejillones y similares las conchas deben estar cerradas.

 

Rechaza el pescado que:

  • Tenga olor desagradable, pútrido, amoniaco, rancio.
  • Piel flácida.
  • Desprendimiento fácil de escama.
  • Agallas oscuras, viscosas, verdosas.
  • Esté expuesto a temperatura ambiente.

 

Si los compras congelados:

Evita descongelarlos a temperatura ambiente, pues al hacerlo permite que se desarrollen las bacterias.

Para descongelarlos es preferible que:

  • Los pases del congelador al refrigerador.
  • Los cocines directamente.
  • Los pongas al chorro de agua sin que esta se estanque.
  • Utilizar microondas.

 

¡No debes congelar y volver a descongelar!