Enfermedades asociadas con el río Atoyac

Enfermedades asociadas con el río Atoyac

Haz click en la imagen para agrandar.

Cólera

El cólera es una infección intestinal aguda causada por la ingestión de alimentos o agua contaminados por la bacteria Vibrio cholerae. Tiene un periodo de incubación corto, entre menos de un día y cinco días, y la bacteria produce una enterotoxina que causa una diarrea copiosa, indolora y acuosa que puede conducir con rapidez a una deshidratación grave y a la muerte si no se trata prontamente. La mayor parte de los pacientes sufren también vómitos.

La mayoría de las personas infectadas por V. cholerae no presentan síntomas, aunque la bacteria esté presente en sus heces durante los 1 a 10 días siguientes a la infección. En el 80% de las personas que presentan síntomas estos son de leves a moderados; un 20% padece diarrea acuosa aguda con deshidratación grave. Si no se da tratamiento, esta puede ocasionar la muerte.

Fiebre Tifoidea

La fiebre tifoidea es una enfermedad infecciosa potencialmente mortal causada por la bacteria Salmonella typhi, que suele transmitirse por agua o alimentos contaminados. Una vez ingerida, S. typhi se multiplica y pasa al torrente sanguineo.
S. typhi solo vive en el ser humano. Las personas con fiebre tifoidea son portadoras de la bacteria en la sangre y los intestinos. Los síntomas consisten en fiebre alta prolongada, cansancio, cefaleas, náuseas, dolor abdominal y estreñimiento o diarrea. Algunos pacientes presentan erupciones cutáneas. Los casos graves pueden complicarse seriamente y causar la muerte. La fiebre tifoidea puede confirmarse mediante análisis de sangre.

Ascariasis

Es una infección causada por el parásito ascáride Ascaris lumbricoides. Esta enfermedad afecta a la cuarta parte de la población mundial, convirtiéndose en la infección helmíntica más común a nivel mundial, con una alta prevalencia en regiones tropicales y subtropicales y áreas con inadecuadas medidas higiénicas. Es una de las parasitosis más comunes en todo el mundo y afectan a las comunidades más pobres y desfavorecidas. Son transmitidas por los huevecillos de los parásitos eliminados con las heces fecales de las personas infestadas, los que a su vez contaminan el suelo en zonas donde el saneamiento es deficiente.

La morbilidad depende del número de gusanos albergados. Las personas con infecciones de baja intensidad (pocos gusanos) no suelen presentar síntomas. Las infecciones más intensas pueden causar diversos síntomas, entre ellos manifestaciones intestinales (diarrea y dolor abdominal), malnutrición, malestar general y debilidad, así como disminución del crecimiento y del desarrollo físico.

Las infecciones de mucha intensidad pueden causar obstrucción intestinal y deben recibir tratamiento quirúrgico.

Amebiasis

Es una infección intestinal. Es causada por el parásito Entamoeba histolytica. puede vivir en el intestino grueso (colon) sin causarle daño. En algunos casos, invade la pared del colon y causa colitis, disentería aguda o diarrea prolongada (crónica). La infección puede también diseminarse a través del torrente sanguíneo al hígado. En raras ocasiones, se puede propagar a los pulmones, el cerebro o a otros órganos.

Esta afección se presenta en todo el mundo. Es más común en áreas tropicales donde hay condiciones de hacinamiento y salubridad deficiente. África, México, partes de Suramérica e India tienen problemas de salud significativos debido a esta afección.

De cada 10 personas que se les detectan el parásito, una de ellas desarrollará síntomas, los cuales pueden variar desde unas pequeñas diarreas hasta casos más graves. La enfermedad desarrolla dos fases:

  • Fase aguda: es la más grave, y puede durar de semanas a meses. El enfermo presenta fuertes dolores abdominales y disentería.
  • Fase crónica: puede durar años, y si no se trata puede llevar a la muerte. En este caso, se alternan diarreas leves con estreñimiento.

Hepatitis A

La hepatitis es una inflamación del hígado. La hepatitis tipo A, es causada por el virus de la hepatitis A (VHA). La enfermedad se disemina principalmente a través de contacto con heces de una persona infectada. Es posible contagiarse del VHA por:

  • Comer alimentos preparados por una persona con el VHA que no se lavó las manos después de ir al baño
  • Beber agua contaminada o comer alimentos lavados con agua contaminada
  • Llevar a la boca un dedo u objeto que estuvo en contacto con heces contaminadas
  • Tener contacto cercano con alguien infectado, como relaciones sexuales o al atender a alguien enfermo

La mayoría de la gente no presenta síntomas. Sin embargo cuando se presentan, se puede presentar un cuadro clínico como de gripe. También puede tener ojos y piel amarillos, condición llamada ictericia. Un análisis de sangre confirmará la presencia de VHA.

Esquistosomiasis

La esquistosomiasis es una enfermedad parasitaria aguda y crónica causada por duelas sanguíneas (trematodos) del género Schistosoma. Las personas se infectan cuando las formas larvarias del parásito, liberadas por caracoles de agua dulce, penetran en la piel durante el contacto con aguas infestadas.
La transmisión se produce cuando las personas infectadas con esquistosomiasis contaminan fuentes de agua dulce con huevos del parásito, contenidos en sus excretas, que luego se incuban en el agua.
En el interior del organismo, las larvas se convierten en esquistosomas adultos, que viven en los vasos sanguíneos, donde las hembras ponen sus huevos. Algunos de esos huevos salen del organismo con las heces o la orina y continúan el ciclo vital del parásito. Otros quedan atrapados en los tejidos corporales, donde causan una reacción inmunitaria y un daño progresivo de los órganos.
Los síntomas de la esquistosomiasis son causados por la reacción del organismo ante los huevos del gusano.
La esquistosomiasis intestinal puede producir dolor abdominal, diarrea y sangre en las heces. En los casos avanzados es frecuente la hepatomegalia (aumento de tamaño del hígado), que se asocia frecuentemente a ascitis (acumulación de líquido en la cavidad peritoneal) e hipertensión portal (hipertensión en los vasos sanguíneos abdominales). En esos casos también puede haber esplenomegalia (aumento de tamaño del bazo).
El signo clásico de la esquistosomiasis urogenital es la hematuria (sangre en la orina). En los casos avanzados son frecuentes la fibrosis de la vejiga y los uréteres, así como las lesiones renales. El cáncer de la vejiga es otra posible complicación tardía. Las mujeres con esquistosomiasis urogenital pueden presentar lesiones genitales, hemorragias vaginales, dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales) y nódulos vulvares. En el hombre puede ocasionar trastornos de la vesícula seminal, la próstata y otros órganos. La enfermedad también puede tener otras consecuencias tardías irreversibles, tales como la infertilidad.

Legionelosis

La legionelosis, enfermedad del legionario o legionella es una enfermedad infecciosa provocada por una bacteria Gram negativa aeróbica, del género Legionella.
La infección puede manifestarse de dos formas distintas:

  • la fiebre de Pontiac, que es la forma más leve de infección y cursa benévolamente,
  • la enfermedad del legionario, nombre de la enfermedad y forma más severa de infección, que cursa con neumonía atípica y fiebre muy alta.

La forma de transmisión más frecuente de Legionella es la inhalación de aerosoles contaminados. Las fuentes de aerosoles que se han relacionado con la transmisión de Legionella incluyen torres de enfriamiento para aire acondicionado, sistemas de agua fría y caliente, humidificadores e instalaciones de hidromasaje.

La infección también puede producirse por aspiración de agua o hielo contaminados, sobre todo en pacientes hospitalizados vulnerables, o por exposición del recién nacido durante los partos en el agua. No hay transmisión directa de persona a persona.

Los pacientes con legionelosis tienen normalmente fiebre, escalofríos y tos, que puede ser seca o con moco. Algunos pacientes tienen también dolores musculares, dolor de cabeza, cansancio, pérdida de apetito y, ocasionalmente, diarrea. Las pruebas de laboratorio indican que los riñones de estos pacientes no funcionan correctamente. La radiografía de tórax muestra frecuentemente una neumonía. Es difícil distinguir la enfermedad del legionario de otros tipos de neumonía simplemente por los síntomas; se necesitan otras pruebas para establecer su diagnóstico.

Recientes estudios muestran en macrófagos de rata, la muerte celular mediante la activación de receptores citosólicos Naip5 (Birc1e).6 Las personas con fiebre de Pontiac sufren fiebre y dolores musculares y no tienen neumonía. Tardan en recobrarse de 2 a 5 días sin tratamiento.

El tiempo que transcurre desde la exposición del paciente a la bacteria y el comienzo de la enfermedad del legionario es de 2 a 5 días; para la fiebre de Pontiac, el plazo es menor, generalmente desde horas hasta 2 días. El inicio o recuperación es variable.

Paludismo

El paludismo, o malaria, es una enfermedad potencialmente mortal causada por parásitos que se transmiten al ser humano por la picadura de mosquitos hembra infectados del género Anopheles. Se trata de una enfermedad prevenible y curable.
El paludismo es causado por parásitos del género Plasmodium que se transmiten al ser humano por la picadura de mosquitos hembra infectados del género Anopheles, los llamados vectores del paludismo. Hay cinco especies de parásitos causantes del paludismo en el ser humano, si bien dos de ellas – Plasmodium falciparum y Plasmodium vivax – son las más peligrosas.

El paludismo es una enfermedad febril aguda. En un individuo no inmune, los síntomas suelen aparecer entre 10 y 15 días tras la picadura del mosquito infectivo. Puede resultar difícil reconocer el origen palúdico de los primeros síntomas (fiebre, dolor de cabeza y escalofríos), que pueden ser leves. Si no se trata en las primeras 24 horas, el paludismo por P. falciparum puede agravarse, llevando a menudo a la muerte.

Los niños con enfermedad grave suelen manifestar uno o más de los siguientes síntomas: anemia grave, sufrimiento respiratorio relacionado con la acidosis metabólica o paludismo cerebral. En el adulto también es frecuente la afectación multiorgánica. En las zonas donde el paludismo es endémico, las personas pueden adquirir una inmunidad parcial, lo que posibilita la aparición de infecciones asintomáticas.

Retraso Cognitivo (DISCAPACIDAD INTELECTUAL)

Es una afección diagnosticada antes de los 18 años de edad que incluye un funcionamiento intelectual general por debajo del promedio y una carencia de las destrezas necesarias para la vida diaria.

La discapacidad intelectual afecta alrededor del 1% al 3% de la población. Existen muchas causas de discapacidad intelectual, pero los médicos encuentran una razón específica en solo el 25% de los casos.

Los factores de riesgo están relacionados con las causas. Las causas de la discapacidad intelectual pueden incluir infecciones (presentes al nacer o que ocurren después del nacimiento),Anomalías cromosómicas (como el síndrome de Down), Ambientales, Metabólicas (por ejemplo, hiperbilirrubinemia o niveles muy altos de bilirrubina en los bebés), Nutricionales (por ejemplo, desnutrición), Tóxicas (exposición intrauterina al alcohol, la cocaína, las anfetaminas y otras drogas), Traumatismos (antes y después del nacimiento) .

Los síntomas más frecuentes son variables, entre ellos se encuentran:

  • La falta o retraso del desarrollo de habilidades motoras.
  • Destrezas del lenguaje y habilidades de autoayuda, especialmente cuando se compara con sus pares.
  • Insuficiencia para crecer intelectualmente o comportamiento infantil continuado.
  • Falta de curiosidad.
  • Problemas para mantenerse al día en la escuela. Incapacidad para adaptarse (ajustarse a nuevas situaciones).
  • Dificultad para entender y acatar reglas sociales.
  • Los signos de discapacidad intelectual pueden variar de leves a graves.

Retraso en el crecimiento

El retraso del crecimiento, o talla baja para la edad, se define como una estatura inferior en más de dos desviaciones típicas a la mediana de los patrones de crecimiento infantil de la Organización Mundial de la Salud (OMS), El retraso del crecimiento está firmemente asentado como marcador de riesgo de deficiencias en el desarrollo infantil. El retraso del crecimiento anterior a los 2 años de edad es un factor predictivo de peores resultados cognitivos y educativos en la etapa posterior de la infancia y la adolescencia.
El retraso del crecimiento tiene una serie de efectos a largo plazo para los individuos y las sociedades: disminución del desarrollo cognitivo y físico, reducción de la capacidad productiva, mala salud y aumento del riesgo de enfermedades degenerativas como la diabetes.

Desnutrición, Marasmo Kwashiorkor

Desnutrición es la afección que ocurre cuando el cuerpo no recibe los nutrientes necesarios.
La desnutrición es un estado patológico provocado por la falta de ingesta o absorción de alimentos o por estados de exceso de gasto metabólico.

Dependiendo de la gravedad, la desnutrición se clasifica en leve, moderada y grave.

  • Desnutrición leve: Cuando el niño cambia de humor, se muestra llorón, irritable, menos alegre, el peso no aumenta como es debido.
  • Desnutrición moderada: Cuando el niño pierde peso, se enferma frecuentemente, duran más tiempo sus padecimientos y empieza a perder apetito y vivacidad. Desde el punto de vista funcional, se afectan sus capacidades tanto intelectual como de atención.
  • Desnutrición severa o grave: Cuando el niño pierde masa grasa, masa muscular y se ve claramente deteriorado en su estado general. El aspecto adelgazado del niño le hace tener “cara de viejito”, se le cuelga la piel sobre el esqueleto y estos casos se conocen como Marasmo. En otros, el infante muestra hinchazón debido a la pérdida de proteínas, lo que ocasiona edema en abdomen y extremidades. Estos casos se conocen como Kwashiorkor.Marasmo:
    – Desnutrición energética severa acompañada de emaciación.
    – Se caracteriza por la deficiencia calórica y energética.
    – Típica de niños menores de un añoKwashiorkor:
    – El término deriva de la lengua Kwa de la costa de Ghana, significa «el que se desplaza».
    – Se caracteriza por la falta de calorías y proteínas.
    – Abdomen abombado.
    – Coloración rojiza del cabello y despigmentación de la piel.
    – Esta afección aumenta a partir de los 18 meses.
    – La letalidad puede ser hasta del 60%.
    – Las secuelas pueden ser niños con talla corta y en casos severos retraso mental.

Característica                                           Kwashiorkor                                      Marasmo
Insuficiente crecimiento                               Presente                                                    Presente
Emaciación                                                      Presente                                                    Presente, notorio
Edema                                                              Presente (algunas veces leve)                Ausente
Cambios en el cabello                                   Común                                                        Menos común
Cambios mentales                                         Muy común                                               Raros
Dermatosis, copos de pintura                     Común                                                       No ocurre
Apetito                                                              Pobre                                                         Bueno
Anemia                                                             Grave (algunas veces)                            Presente, menos grave
Grasa subcutánea                                           Reducida pero presente                        Ausente
Rostro                                                               Puede ser edematoso                             Macilento, cara de mono
Infiltración grasa del hígado                        Presente                                                    Ausente

Intoxicación por plomo

El plomo es una sustancia tóxica que se va acumulando en el organismo afectando a diversos sistemas del organismo, con efectos especialmente dañinos en los niños de corta edad. El plomo se distribuye por el organismo hasta alcanzar el cerebro, el hígado, los riñones y los huesos y se deposita en dientes y huesos, donde se va acumulando con el paso del tiempo. Para evaluar el grado de exposición humana, se suele medir la concentración de plomo en sangre. No existe un nivel de exposición al plomo que pueda considerarse seguro.

Las personas pueden verse expuestas al plomo en su puesto de trabajo o en su entorno, principalmente a través de la inhalación de partículas de plomo generadas por la combustión de materiales que contienen este metal (por ejemplo, durante actividades de fundición, reciclaje en condiciones no seguras o decapado de pintura con plomo, o al utilizar gasolina con plomo); la ingestión de polvo, agua o alimentos contaminados (por ejemplo, agua canalizada a través de tuberías de plomo o alimentos envasados en recipientes con esmalte de plomo o soldados con este metal). Otra posible fuente de exposición al plomo es el uso de determinados productos cosméticos y medicamentos tradicionales.
Los síntomas de la intoxicación con plomo pueden incluir:

  • Dolor y cólicos abdominales (generalmente el primer signo de una dosis tóxica alta de intoxicación con plomo)
  • Comportamiento agresivo
  • Anemia
  • Estreñimiento
  • Dificultad para embarazarse
  • Dificultad para dormir
  • Dolores de cabeza
  • Pérdida de la audición
  • Irritabilidad
  • Pérdida de habilidades del desarrollo previas (en niños pequeños)
  • Inapetencia y falta de energía
  • Reducción de la sensibilidad

Intoxicación por arsénico

La intoxicación por arsénico, arsenicosis, o arsenicismo, es el conjunto de alteraciones en la salud del ser humano que se derivan de la entrada en el organismo del arsénico en cualquiera de sus compuestos, ya sean orgánicos o inorgánicos.

La entrada del arsénico al organismo ocurre principalmente a través de la ingestión o la inhalación. La intoxicación a través de la piel es menos prevalente. La fuente principal de ingestión son los alimentos. En menor proporción se da por el consumo de agua o la exposición a tierra o aire contaminados. El arsénico, normalmente en pequeñas cantidades, es inhalado desde el aire ambiental, consumido en el agua que bebemos y en la comida que ingerimos, siendo esta última la más relevante. En la dieta, las principales fuentes de arsénico son los mariscos y pescados, seguido de cereales como el arroz, las setas comestibles y la carne de pollo. Los niños suelen ingerir el arsénico desde la tierra del suelo.

La intoxicación por arsénico en su forma aguda puede presentar los siguientes síntomas:

  • Síntomas gastrointestinales (aparecen entre 1 y 12 horas después del contacto): aliento con olor a ajo, lesiones en la comisura labial, náuseas y vómitos, dolor cólico del abdomen en la región del epigastrio, diarrea con heces en forma de arroz, hemorrágica intestinal similar a la que se produce en la enfermedad del cólera, alteración de los análisis de sangre con elevación de las transaminasas hepáticas.
  • Síntomas cardiovasculares: hipotensión arterial y shock, que se producen de forma secundaria a la dilatación de los vasos sanguíneos y a la disminución de la función de bombeo del corazón, edema agudo de pulmón, arritmias y miocardiopatía congestiva
  • Síntomas cutáneos: irritación, ampollas y desprendimientos de piel por contacto local; y erupción por efecto sobre la piel del contacto en el interior del organismo (sistémico).
  • Síntomas neurológicos: dolor de cabeza, adormecimiento, convulsiones, coma, polineuropatía sensitiva y motora, alteraciones en la sensibilidad y disfunciones motoras, a los diez días del contacto.
  • Síntomas urinarios: trastornos en las estructuras microscópicas de filtrado (glomérulos) y de transporte (túbulos) del interior del riñón.
  • Síntomas hematológicos: anemia, disminución de glóbulos blancos (leucopenia) y de plaquetas (trombocitopenia) por aplasia medular, es decir, porque la médula ósea no puede realizar su función formadora de células de la sangre.
    La intoxicación por arsénico en su forma crónica, es decir, por la exposición prolongada a pequeñas cantidades de arsénico, puede presentar los siguientes síntomas:
  • Síntomas digestivos: náuseas y vómitos, dolores abdominales de tipo cólico, diarrea, cirrosis hepática o carcinoma hepático.
  • Síntomas cutáneos: erupciones de diferente forma (eritemas, pápulas, vesículas) úlceras, aumento del grosor de la piel en palmas y plantas (hiperqueratosis palmoplantar), verrugas, oscurecimiento de la piel (hiperpigmentación) y cáncer de piel.
  • Lesiones cardíacas y enfermedades vasculares periféricas.
  • Perforación de tabique nasal, cuando el contacto prolongado es por inhalación.
  • Cáncer de pulmón, de riñón o de vejiga.
  • Ceguera.

Fuente:

http://www.who.int/es/

https://medlineplus.gov/spanish

Protección de Datos Personales

DIRECCIÓN DE OPERACIÓN DE PERSONAL

Capital Humano

Para activar tus datos y tu perfil en BOLSA DE TRABAJO online Da click aquí.

Nota informativa: Si eres seleccionada(o) para ingresar a laborar a los servicios de salud del Estado de Puebla, no es requisito indispensable presentar certificado médico de no embarazo y virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

QUEJAS Y DENUNCIAS