Día Mundial de la enfermedad Vascular Cerebral

Ultima actualizacion 25 Mayo 2016
Visitas 982

Valora este artículo
(0 votos)

El 25 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Enfermedad Vascular Cerebral, a la cual se le conoce comúnmente como “embolia, infarto o derrame cerebral”. En el mundo, es la segunda causa de muerte y la primera de invalidez, cuando alguien sufre de este padecimiento por primera vez el riesgo de morir es del 30 por ciento.


La Enfermedad Vascular Cerebral (EVC) engloba un conjunto de trastornos clínicos debidos al aporte insuficiente de sangre al cerebro. Existen diversos factores de riesgo que podemos clasificar como modificables y no modificables. Representa uno de los principales problemas de salud pública en todos los países industrializados. En México la EVC ocupa el 6to lugar como causa de muerte.

La enfermedad vascular cerebral (EVC) engloba un conjunto de trastornos clínicos, de manifestación casi siempre súbita, debidos al aporte insuficiente de sangre al cerebro.

Es importante tomar en cuenta que existen diversos factores de riesgo relacionados con la EVC que podemos clasificar como no modificables: edad, sexo, historia familiar de EVC y la raza o etnia; o como modificables: hipertensión, tabaquismo, diabetes mellitus, hiperlipidemia, obesidad, consumo de alcohol, sedentarismo y abuso de drogas.

 

Día Mundial de la Enfermedad Vascular Cerebral


El 25 de mayo ha sido instituido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como el Día Mundial de la Enfermedad Vascular Cerebral (EVC).   

Entre los principales objetivos del Día Mundial de la Enfermedad Vascular Cerebral se encuentran los siguientes:

  • Que la población tenga conocimiento de este padecimiento.
  • Lograr tener una mejor calidad de vida.
  • Prevenir modificando aquellos hábitos que son factores para  adquirirla.



Enfermedad Vascular Cerebral


¿Qué es la Enfermedad Vascular Cerebral?

Definición: Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Enfermedad Vascular Cerebral (EVC) se define como un síndrome clínico caracterizado por el rápido desarrollo de síntomas y/o signos correspondientes usualmente a afección neurológica focal y que persiste más de 24 horas, sin otra causa aparente que el origen vascular.

Se clasifica en 2 subtipos: isquemia y hemorragia.

La isquemia cerebral es la consecuencia de la oclusión de un vaso y puede tener manifestaciones transitorias (ataque isquémico transitorio) o permanentes, lo que implica un daño neuronal irreversible.

En la hemorragia intracerebral (HIC) la rotura de un vaso da lugar a una colección hemática en el parénquima cerebral o en el espacio subaracnoideo.



Fisiopatología del EVC


Una vez que existe oclusión de un vaso cerebral con la consecuente obstrucción del flujo sanguíneo cerebral (FSC), se desencadena una cascada de eventos bioquímicos que inicia con la pérdida de energía y que termina en muerte neuronal. Otros eventos incluyen el exceso de aminoácidos excitatorios extracelulares, formación de radicales libres, inflamación y entrada de calcio a la neurona.

Después de la oclusión, el núcleo central se rodea por un área de disfunción causada por alteraciones metabólicas e iónicas, con integridad estructural conservada, a lo que se denomina “penumbra isquémica”. Farmacológicamente esta cascada isquémica puede ser modificada y disminuir sus efectos deletéreos, lo que representa en la actualidad una de las áreas de investigación más activa.

El flujo sanguíneo cerebral (FSC) es aproximadamente 15-20% del gasto cardíaco total, de 550 - 750 ml de sangre por cada kg de tejido por cada minuto. La disminución o interrupción del flujo sanguíneo cerebral produce en el parénquima cerebral daño celular y funcional que empeora con el transcurrir del tiempo.


Infarto Cerebral


Es la muerte de alguna zona del tejido encefálico y que generalmente se debe a un problema por embolización arterial de material trombótico, y que su origen puede ser diverso. En el 20% de los casos es de origen cardioembólico, ya que el material trombótico se forma en la pared auricular o ventricular o en las válvulas de la mitad izquierda del corazón. Cuando el trombo se fragmenta, suele aparecer momentáneamente un TIA. Pero cuando la oclusión arterial se prolonga se origina EVC.

Generalmente son de inicio repentino e inmediatamente se alcanza la deficiencia neurológica máxima. Es importante hacer el diagnóstico diferencial con la hemorragia cerebral o intracraneal franca, donde existe efecto de “masa” por la hemorragia, lo que provoca deterioro de la función neurológica, que traduce a su vez, el tiempo transcurrido entre el diagnóstico y el daño neurológico secundario (pronóstico para la vida funcional futura de la persona que lo tiene) al efecto de “masa”.

Anatómicamente, los émbolos provenientes del corazón suelen alojarse y provocar daño en e territorio que irriga la arteria cerebral media, la arteria cerebral posterior o de alguna de sus ramas. Raras ocasiones se observa la obstrucción de la arteria cerebral media, que cuando ocurre con émbolos (3 a 4 mm), originan grandes infartos que abarcan la sustancia blanca y gris, además de algunas porciones de la superficie cortical y la sustancia blanca subyacente.

El daño provocado por el infarto, secundario a la obstrucción, depende de la circulación colateral existente.

Otro fenómeno que provoca infartos cerebrales por EVC, se refiere a los émbolos de origen arterial, generalmente secundarios a trombos que se forman en las placas ulceradas de ateroma. Suele ser su localización más frecuente en la bifurcación de la arteria carótida primitiva y el segmento proximal de la carótida interna. La estenosis carótida resultante de la ateroesclerosis, origina aproximadamente el 5% de los EVC, y el peligro aumenta conforme disminuye la luz arterial.

Existe otra forma de infartos cerebrales que se refiere al EVC de pequeños vasos, se le conoce con el nombre de infartos lacunares, es la presencia de necrosis que queda después de una oclusión aterotrombótica o lipohialinótica de una arteria de pequeño calibre (30 a 300 micras) en el encéfalo. Se refiere a la oclusión de arterias penetrantes pequeñas y se conoce como EVC de pequeños vasos, que es el nombre utilizado actualmente.

 

Prevención


La prevención es la medida más eficaz para evitar EVC.  Como se ha señalado, una de las medidas más importantes en la EVC, son las de tipo preventivo, debido a que limitan el deterioro físico, y ayudan a mejorar el estado general de salud.

Guía general para la prevención de un EVC

La modificación del estilo de vida ayuda a reducir riesgos:

  • Controle la presión arterial elevada.
  • Evite o limite los alimentos ricos en colesterol.
  • No fume.
  • No beba alcohol en exceso.
  • Haga ejercicio regularmente.
  • Mantenga su peso dentro de los límites recomendados.
  • Mujeres: evite usar pastillas anticonceptivas sí tiene más de 30 años de edad.
  • Trate de resolver las situaciones crónicas de estrés.
  • Mantenga el régimen de medicamentos contra la hipertensión siguiendo las recomendaciones del médico.
  • Controle las enfermedades existentes (cardiaca, diabetes) siguiendo las recomendaciones del médico.
  • Conozca cuáles son los recursos con los que cuenta para el cuidado de la salud en su localidad, decida cuáles serán los servicios preferidos, en caso de que sea necesario.
  • Esté preparado para tomar medidas médicas inmediatas y seguir con la rehabilitación apropiada.



Consejos prácticos


Conocer la tensión arterial

  • La hipertensión es el principal factor de riesgo en la aparición de la EVC. Tener la tensión arterial alta puede multiplicar por cuatro las probabilidades de sufrir un EVC ya que obliga a nuestro corazón y arterias a hacer un esfuerzo extra para que la sangre llegue a todas las células de nuestro cerebro. Conviene tenerla vigilada y controlada.


Realizar ejercicio físico con regularidad

  • El ejercicio físico es clave para mantener un corazón fuerte y unas arterias limpias, los mejores aliados en la prevención de la EVC. Evitar el sedentarismo es una prioridad. No hace falta hacer salto con pértiga. Con caminar una hora a diario el corazón recibe la dosis de ejercicio que necesita.


Dejar el tabaco

  • El tabaco eleva de una manera vertiginosa el riesgo de sufrir un EVC y es el principal factor de riesgo que se encuentra en personas jóvenes que lo han sufrido.


Conocer los niveles de colesterol y tensión.

  • El colesterol, junto con el tabaco son los principales causantes de creación de placa arterioesclerótica, favoreciendo la aparición de obstrucciones en las arterias que riegan el cerebro. Una sencilla analítica puede ayudarnos a conocer nuestros niveles y reducir el nivel de colesterol.


Cuida tu peso

  • La obesidad suele llevar asociada problemas como el colesterol o el sedentarismo y también enfermedad coronaria. Bajar 5 kilos puede reducir significativamente estos factores de riesgo.


Control de azúcar

  • La diabetes, además de reducir la capacidad del páncreas para producir insulina, afecta a los vasos sanguíneos de todo el cuerpo, haciendo que aumente la probabilidad de sufrir un EVC.


Reducir el estrés

  • El estrés crónico aumenta por cuatro la posibilidad de sufrir un EVC a lo largo de la vida. Tener un carácter “temperamental” con picos de estrés (patrón de personalidad tipo A), también aumenta la probabilidad de sufrir una crisis hipertensiva y de tener un EVC.

Mantener un ánimo sereno y positivo

  • Cultivar emociones como la serenidad, la calma, y mantener un estado de ánimo tranquilo y positivo pueden ayudar a reducir el riesgo de sufrir un EVC ya que ayudan a reducir la tensión arterial y reparar el sistema cardiovascular.

Conocer las señales de alarma

  • Detectar un EVC a tiempo puede salvarte la vida y prevenir la aparición de secuelas. Ante estas señales no dudes en ponerte en contacto con emergencias y decir. “Creo que me está dando un EVC”. Experimentar la sensación de acorchamiento en la mano, o pierna o en la mitad del cuerpo. Balbucear y no ser capaz de hablar, o decir palabras sin sentido. Sentir un lado de la cara dormido. Perder la visión de un lado. Dolor de cabeza persistente acompañado de vómitos que no identificamos como habitual en nosotros.  


Aumentar la reserva cognitiva

  • Leer, aprender un idioma, aprender cosas nuevas, escribir un diario, hacer tareas bimanuales, son experiencias que hacen a nuestro cerebro más resistente frente a las posibles secuelas de un EVC. Es lo que se conoce como reserva cognitiva. Hacer todas estas cosas no puede ayudarte a prevenir un accidente cerebrovascular, pero sí puede ayudarte a minimizar tus secuelas y hacer que tu recuperación sea significativamente mejor.

 

Si quieres informarte sobre


  • Día Mundial de la Enfermedad Vascular Cerebral
  • Datos epidemiológicos 
  • Enfermedad Vascular Cerebral
  • Fisiopatología del EVC
  • Infarto Cerebral
  • Síntomas 
  • Tratamiento
  • Factores de Riesgo
  • Prevención
  • Consejos prácticos


consulta el siguiente documento.

 

Día Mundial de la Enfermedad Vascular Cerebral
678 kb
21 páginas

Acrobat Reader

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Te fue útil esta información?
Si
No
Más o menos
¿Como la mejorarías?
*Opcional: si deseas que te contactémos, danos tus datos
Nombre:
Correo electrónico:

 


 

Niños saludables
Desnutrición en niños
“Para que tus hijos vivan sanos, vigila y cuida su alimentación” La Desnutrición en sus diver ...
Adolescentes
Cáncer en la infancia y adolescencia ¿Cómo prevenirlo?
“El cáncer en la infancia es curable si se detecta a tiempo”. La palabra “cáncer” asusta. ...
Accidentes
Envenenamiento y alergias en el hogar ¿cómo evitarlos?
Si alguien en casa se intoxica, presenta una alergia o irritaciones ¿Cómo lo puedo resolver? ...
Infografías
Los métodos anticonceptivos definitivos son quirúrgicos e irreversibles, una vez realizado el mét ...
Infografías
Para aprovechar los beneficios de caminar lo más importante es hacerlo con ganas. A diferencia de o ...
Infografías
En México se registran 16 mil muertes al año por accidentes de tránsito, un millón de lesionados ...