Obesidad y productos milagro

Los productos milagro son aquellas mercancías que presumen engañosamente facultades curativas, sin tener registro sanitario de medicamentos y sin contar con las pruebas clínicas requeridas por la Ley General de Salud.

 

Un producto milagro promete curar todo, sin embargo, no logra beneficiar la salud del individuo.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), que se encarga de la regulación, verificación y fomento sanitario para proteger la salud de la población de nuestro país, da a conocer los cinco modos en que operan estos productos para engañar a los consumidores.

1. Suelen prometer que con sólo tomar una pastilla, beber un licuado, untarse una crema o bañarse con un jabón se bajará de peso.

Sin embargo, el consumidor debe estimar que la pérdida significativa y saludable de peso es la suma de varios factores, los cuales implican asesoría de un profesional, modificar paulatinamente los hábitos alimenticios e integrar la actividad física en el proceso.

La Norma Oficial Mexicana en la materia sugiere que para perder peso de forma segura, se debe disminuir un kilo por semana como límite.

Por ende, si el producto milagro promete provocar la disminución de una gran cantidad de kilos en poco tiempo, esto implicaría cambios bioquímicos importantes en el cuerpo, por lo que es necesario que el tratamiento se siga bajo supervisión médica.

2. El consumidor debe saber que no existe ninguna sustancia que obstruya la absorción de grandes cantidades de grasa en el organismo como para ocasionar una pérdida de peso significativa.

Pese a que la industria farmacéutica ha desarrollado componentes que ayudan a disminuir la absorción de la grasa ingerida en los alimentos, estos medicamentos de ninguna manera sugieren ser una solución única y definitiva al problema de sobrepeso (como lo afirman los productos milagro), al contrario, especifican de forma clara en sus empaques que sólo son un auxiliar en el tratamiento de la obesidad, y que deben emplearse bajo supervisión médica y siguiendo un plan de dieta y ejercicio.

3. Si se logra bajar de peso a través de un régimen nutritivo, pero no se modifican los hábitos alimenticios no se tardará mucho en recuperar el peso perdido, y en muchos casos ganar aún más.

4. Los productos milagro presumen de contar con un sustento de expertos o estudios de Universidades. Aunado a estas afirmaciones y apoyados con imágenes de supuestos médicos o representantes de “asociaciones”, los anunciantes buscan dotar de credibilidad a su producto y, en cierto sentido, hacen creer que cuentan con un respaldo científico o son un medicamento. Además debe puntualizarse que las actrices, actores, y modelos que promocionan sus productos han sido contratados para estos fines y no necesariamente los consumen.

La diferencia entre un producto milagro y un medicamento radica en que éstos requieren de un proceso muy largo y complejo -que tarda más o menos 10 años para obtener la evidencia científica de que el producto funciona y es seguro, antes de someterlo a la autorización de la Secretaría de Salud para poder comercializarlo.

5. Ninguna crema, parche, gel, jabón o extraño artilugio es capaz de hacernos perder centímetros de forma definitiva: la formación y la eliminación de grasa en el organismo depende de procesos metabólicos, no de factores externos.

La comercialización de la sociedad nos orilla a tratar de parecernos a la imagen perfecta del cuerpo humano, creado por el consumismo.

En México el bombardeo de productos milagro es intenso, siendo la salud del consumidor lo que menos importa, pues el objetivo de quienes los producen es generar muchas ganancias comercializándolos. Pero su venta al público se vale de la ignorancia y del conformismo de quienes lo compran. Por ello se debe tener siempre presente que el consumidor es el medio para crear dinero y no el fin para mejorar su salud.

La única vía para lograr gozar de una buena salud, es invertir en hábitos alimenticios nutritivos propiciando una cultura de la actividad física.

Éstas son algunas de las marcas más comunes de productos milagro que se han detectado en el país, comparte esta información y pasa la voz, por una Puebla Sana, evita poner en riesgo tu salud y ayúdanos a crear una cultura de prevención: “Cáncer y tumores TonicLife”, “Páncreas TonicLife”, “DiabatexTonicLife”, “Próstata TonicLife”, “Reudol”, “Diabherbal”, “Uva Ursi”, “Té de la Mujer”, “Urinari”

¡Recuerda, no permitas que te engañen! La respuesta para mejorar tu salud radica en tu voluntad para tener una dieta saludable y activarte físicamente. Si los productos milagro realmente funcionaran, México no sería el segundo país a nivel mundial con más índice de obesidad en adultos y el primero en Niños.

Protección de Datos Personales

DIRECCIÓN DE OPERACIÓN DE PERSONAL

Capital Humano

Para activar tus datos y tu perfil en BOLSA DE TRABAJO online Da click aquí.

Nota informativa: Si eres seleccionada(o) para ingresar a laborar a los servicios de salud del Estado de Puebla, no es requisito indispensable presentar certificado médico de no embarazo y virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

QUEJAS Y DENUNCIAS